s100

Ocurre que a veces las manos no van con la idea
son más lentas, se hacen pesadas, se gastan,
y agarran lo primero que encuentran
entonces , y sin mediar , se quedan allí
con eso que les ocupa, que les interesa,
y lo demás se evapora,
algo parecido ocurre con las palabras
porque a veces no se me asoman
se visten de  nena caprichosa
que me avergüenza en frente de los otros,
entonces...
soy el punto rojo en medio de la sala,
perfecto instante!
para el parloteo de los labios que evalúan .


Lichazul © Elisa

s99


Quién diría que al norte de él ya solo quedan truenos
que los callejones  tragaron todo  licor
que el multicolor proyecto rueda decadente
que el barniz se diluyó con la lluvia ácida
que la casona remite soledades
que la mirada le acusa mordazmente
cansado el zapato de tanto destino
peregrino de todos los males.

Quién daría un sur de posibilidades
cuando la noche atropella en resacas
turbiedad de sombras perdedoras
mala apuesta con maña traicionera
son la paga del que nada espera.

Lichazul © Elisa

s98


Mientras menos  llevo
menos brillos en la mochila
no me quejo del frío
aunque a veces negocie en el puente
aunque los días caduquen
aunque las noches  espesen
sinuoso se hace el conflicto
y respiro
tu respiro de media vida
y te creo a pesar de tu sombra
a pesar de tu ausencia.

Lichazul © Elisa

s97

Los dedos marcados sobre la cadera
acusan la presión y la caricia
la intención desmedida
la gama del calor desprendido que se evapora.
Toda una cópula de sentidos
llenando los intersticios del deseo,
arraigo poderoso , inflexión testimonial,
accionar táctil que a la espalda desarma
estímulo y respuesta, torreón de lunas a mansalva.

Lichazul © Elisa

s96


Llueve desconsuelo
no alcanza  pañuelo a enjugar tanto descontento
las calles se inundan de lágrimas impotentes
arde la frente en las horas de confusión
todo es "un montón de palabras gastadas"*
se corroe la mirada
con el oxido de los lamentos
tantos tormentos afligiendo al corazón
y este temor por la incertidumbre financiera
corre y vuela la noticia pitonisa
entre las manos de los trabajadores
que todo va cuesta abajo
con el galope suelto
con la noche en los cascos
y retumba el pecho temeroso
porque los ojos de los niños no avizoran futuro
todo tiembla en lo débil y en lo precario
el colapso se avecina
y se avecinda en los de siempre
en los pellejos asalariados
que ven reducirse sus expectativas
que la jubilación es una finta y un  knockout.
Llueve desconsuelo
entre los que no creían
entre los que perseguían el desarrollo unificado
pero no se otorgó la mano
sino que fue todo un arquetipo demagógico
este zoológico de políticos nos tiene en las cuerdas
y la educación se patea hacia el rincón más oscuro
que la salud no es un orgullo si las esperas son eternas
y que la muerte ya parece un respiro
para esta niebla que ahoga espesa
que nos cala la memoria que retrocede la historia
que la vida tiene pinta de esclavos y mercenarios .

Llueve desconsuelo
en los hemisferios del capitalismo desalmado.

Lichazul © Elisa
* en cursiva frase de J Manuel Serrat
(No hago otra cosa que pensar en ti)

s95

Desde el fondo de mi tiempo
aquí en este autobús
pienso en todo aquello que pasa por el lado
en el diferente y en el semejante
en las lunas y en los soles
en las noches borrachas
en los días contradictorios
y la palabra corre alcanzándome
se sube y se sienta frente a mí
es la paciente mirada que retrata el disfrute de la idea.
El bus sigue y  frena en cada vivo que le llama
me rodea la soledad de cada mochila
el paisaje se sucede en cámara lenta
y todos extraños sobre las ruedas.

Lichazul © Elisa

s94


El amor hará maletas
con mis gastados arrebatos
se irá por cualquier atajo de los días
ni un proyecto en el cielo
ni un sol pequeño que le guiñe
ni una mirada será suficiente
huirá lejos tanto como su giro le otorgue.
-Justo ahora que la primavera se viste de aromas
las persianas se cierran .

La música desarmada
la coartada de la fuga insiste
soy la partitura que se diluye sin color.

Las yemas de mis dedos recorren  mentiras
esas que la musa susurraba
esas que cerquita anidaron
esas que se camuflaban con Poesía
y que le daban brillo a la cadena oxidada.

Lichazul © Elisa